Masaje perineal durante el embarazo

, en: Embarazo
4 comentario/s

Desde hace dos semanas estoy yendo a las clases de educación maternal o como más se conocen, de preparación al parto. En el embarazo de SB fui y me vinieron bien y esta vez, aunque los conocimientos los tengo frescos, he querido ir más que nada, para desconectar y ver si hay algún avance en el hospital donde voy a parir y afortunadamente la matrona nos ha contado que están cambiando protocolos anticuados y apoyando más la lactancia materna y respetando el piel con piel y demás cosas, aunque eso hasta que no lo vea, no me lo creo.

Bueno, que yo no venía a hablar de esto, que me enrollo.

Como en la anterior vez, en una de las clases, la matrona nos habló de los beneficios del masaje perineal.

Nos recomendó empezar a partir de la semana 32, porque haciendo el masaje tenemos menos probabilidades de sufrir desgarros perineales durante el parto, es menos probable que necesitemos una episiotomia y mientras hacemos el masaje conocemos más nuestro cuerpo y notaremos, más o menos, la misma sensación de presión que provoca la cabeza del bebé cuando se aloja en el canal del parto, de esta forma sabremos reconocerla mejor y será algo más llevadera.

¿Cómo realizar el masaje perineal?

La verdad es que es sencillo, aunque al principio bastante molesto, al menos los primeros días. Lo ideal es hacerlo durante unos 5 minutos (o lo que aguantes) al día o cada dos días. Cuando comienzas a hacerlo los primeros días, se nota escozor y quemazón y como mucho se pueden aguantar unos segundos, al principio con eso vale. Luego conforme vayan pasando los días se va alargando un poco más hasta llegar a los minutos que podamos aguantar. El masaje hay que hacerlo con algún tipo de aceite natural, sin aroma ni productos artificiales. La matrona nos recomendó aceite de oliva virgen extra, porque según ella está demostrado que no causa alergias, también se puede usar aceite de rosa mosqueta, cuánto más puro mejor. Ella nos dio unas muestras de Carelle, no lo conocía y se ve que es un aceite específico para hacer este tipo de masaje, ahora mismo es el que estoy usando y por ahora no noto que sea mejor ni peor que el aceite de oliva, que fue lo que usé en el anterior embarazo.

El masaje te lo puedes hacer tu misma o puede hacértelo tu pareja, si lo haces tú es preferible usar el dedo pulgar y si es tu pareja quien lo realiza debe usar el dedo índice y corazón.

La técnica es sencilla, hay que lavarse muy bien las manos y recortarse la uñas y en un momento del día que estés relajada o bien después de la ducha (los músculos estarán más relajados), te colocas en una posición que te resulte cómoda, se unta el dedo en aceite y se introduce unos 3 centímetros dentro de la vagina en contacto con el periné y con cuidado vamos presionando hacia abajo en dirección el ano. Luego vamos haciendo un masaje con presión firme pero sin pasarse hacia los lados de la vagina, siguiendo la forma de U, pero sin subir mucho, nunca se debe tocar la uretra porque puede producir infección. Como dije antes al principio escuece y la zona no se estira casi nada, pero conforme vayamos haciéndolo cada vez estará más flexible y será menos molesto. Realmente para que haga efecto debemos sentir ese quemazón que será muy similar a lo que sentiremos en el momento del parto. Deberemos estar así durante unos minutos, hay más formas de hacerlo pero la matrona sólo nos ha explicado ésta.

¿Realmente funciona?

Yo voy a hablar sólo de mi experiencia, en el anterior embarazo lo hice desde la semana 30 creo, no a diario pero sí varias veces a la semana y estuve a punto de librarme de la episiotomía, al final me la hicieron porque mi hija no se encajó bien del todo y la matrona me dijo que en ese caso era preferible hacerla y accedí. Pero conozco casos de chicas que en su primer parto gracias al masaje no han tenido episiotomía, ni desgarro o han necesitado sólo un punto.

Esta segunda vez he empezado en la semana 32 y lo estoy haciendo a diario, al menos por ahora, y lo que me ha sorprendido es que aunque sigo notando escozor al principio desde la primera vez, la zona está mucho más elástica y se estira con mayor facilidad y puedo hacer el masaje durante más tiempo y con menos molestias. No sé si esto supondrá librarme de la episiotomía o algún desgarro, que en eso influyen más cosas, como por ejemplo la matrona que me toque, pero al menos por lo pronto, que el periné esté más flexible parece que es buena señal.

Esto que he contado es lo que nos ha dicho la matrona, yo no soy ninguna experta y es posible que no me haya explicado bien o me deje cosas en el tintero. Por lo tanto, si quieres hacer el masaje, lo mejor es que consultes con tu matrona o ginecólogo antes de empezar a hacer nada, porque hay casos en los que no se puede o debe hacer, como con riesgo de parto prematuro, infecciones de orina o vaginales, etc.

¿Conocías el masaje perineal? ¿Hiciste el masaje perineal en el embarazo? ¿Qué tal te fue, te libraste de la episitomia?

¿Te ha gustado? Tu opinión me interesa
¿Me dejas un comentario?

4 comentarios

Inserta un comentario
  1. Yo también lonhice desde la semana 30 creo recordar, perk no sé si hizo efecto o no porque al final fue cesarea.

    1. Tatiana dice:

      Vaya, pues no, no sabremos si tuvo efecto en esa ocasión… Da rabia hacerlo y que luego no valga de nada, pero bueno, hay que hacerlo por si acaso.
      Por cierto te debo varios comentarios, a ver si algún año me pongo al día…
      Besote.

  2. Yo no lo hice porque me daba una pereza… y la verdad es que de los puntos ni me enteré. Sólo tuve una episiotomía minúscula y ninguna molestia en la recuperación.

    1. Tatiana dice:

      Jajaja, es que pereza da, yo en el otro empecé a diario y luego pasé a 2 – 3 veces a la semana. Que suerte, para mí la episitomía fue lo peor del parto y del post parto, bueno eso y el no dormir nada de nada jeje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *