Sentir que no soy buena madre

, en: Confesiones
12 comentario/s

Este post es difícil de escribir, lo hice hace unos días de madrugada, después de unos días bastante complicados, tenía pensado no publicarlo, pero creo que debo hacerlo, aunque sea para soltar un poco de lastre y desahogarme.

Sabía que ser madre iba a ser complicado y bimadre ya ni te cuento, lo que no sabía es que me iba a llegar a sentir así, creyendo que no soy lo suficientemente buena como madre de mis hijos.

Desde hace semanas, por no decir meses, noto que mi vida se ha descontrolado y hay veces que me supera. Mis hijos están sanos, crecen fuertes y creo que felices. Debería estar feliz, deslumbrante y con una sonrisa de oreja a oreja por tener lo que siempre quise, una pareja genial, dos hijos, una niña y un niño, etc, etc, pero la verdad es que hay días que no me siento así.

En otras ocasiones he comentado que SB es intensa alta demanda, a veces rallando la sobreintensidad y para rizar el rizo estamos de lleno en la fase aDOSlescéntica, en la que las rabietas, las indecisiones y la energía incontrolable han poseído a mi hija.

Todo, cualquier nimiedad puede ser motivo de conflicto, unos dibujos que hay que cambiar constantemente porque ninguno convence, hasta que si el zumo es de piña con pera y hoy lo quería con manzana y cuando le doy el de manzana, lo tira con rabia porque ahora quería el de pera, hasta que por qué estoy juntando los pegotes de plastilina, si están mucho mejor en el suelo esperando ser pisada o comida por su hermano… Todo eso y mucho más, acaba en llanto descontrolado y después de una y otra y otra, me desespero, exploto y le grito. Sí, porque confieso que grito mucho, (algo que siempre he odiado que me hicieran y para su desgracia ahora hago yo también), lo peor es que nada más soltar el berrido por mi boca me siento fatal por hacerlo, porque delante tengo a un bebé que no entiende que le pasa, por qué todo le afecta tanto y porque su madre le está faltando al respeto de esa manera.

Me paso gran parte del día intentando razonar con ella, hablándole suave y explicándole las cosas, pero no sé por qué casi siempre acabo con un grito o con un NO bien rotundo y enfadada como una mona. A lo mejor es porque la mayoría de veces no me hace ningún caso, debo de ser la persona menos persuasiva del mundo. Porque cuando está con su Padre, parece que todo es mucho más sencillo y entra antes en razón, será porque él sabe explicar mejor las cosas y con más tranquilidad o será que como pasa algo menos de tiempo con ella, SB le coge con ganas, es más feliz, porque descansa un poco de la pesada de su madre y por ello le hace más caso.

La verdad es que no sé que más hacer, desde el embarazo de SB, he estado leyendo libros, webs, blogs, todo lo habido y por haber sobre cómo actuar de forma razonable con un niño, sobre la crianza con apego, con cariño y empatía, con buen humor y con una sonrisa perenne en la cara. Mira que lo interiorizo, lo retengo y hasta tomo apuntes que me voy colgando por la casa, pero al final SB acaba haciendo alguna cosa que activa mi chip de histérica. Y la “culpa” no es de ella, por supuesto, ella hace lo que debe hacer, sacarme de quicio, madurar y crecer, la culpa es mía que no sé controlar mi nerviosismo y acabo soltando sapos y culebras por la boca. Seguramente algo tengo que hacer mal, porque lo que leo parece sencillo y al parecer seguir esos pasos con perseverancia y empeño funciona y la vida se torna más sencilla y agradable, pero a mí al cabo de los días y las noches, me falta paciencia, materia gris en mi cerebro y me sobra tanto cansancio, que acabo desistiendo. Porque a todo esto, en brazos también llevo al pequeño que es mi sombra, que también necesita cuidados y atenciones, que también llora, grita, caga, mea, come, gatea, toca cosas que no debe…

Creo que ser madre de dos me ha ido superando poco a poco, sobre todo conforme el pequeño ha ido creciendo y demandando más. Aunque por nada del mundo me arrepiento de haber tenido dos hijos tan seguidos, pero es duro de narices criarlos con la única ayuda del Padre de las Criaturas, que durante su horario de trabajo sólo puede aparecer cuando la cosa se pone muy muy fea, tan fea como que tengo a los dos en brazos llorando desconsolados y a punto estoy de llorar yo también.

Sé que esto pasará e incluso puede que lo eche de menos, pero ahora mismo no hay día que no piense que no estoy a la altura, que no estoy atendiendo al pequeño todo lo que me gustaría y no disfruto lo suficiente de su crecimiento, que no acabo de comprender a mi propia hija ni a su intensidad y que no les estoy educando de la mejor forma (porque con gritos no se educa), aunque lo intento con todas mis fuerzas y sobretodo con mucho cariño, porque mis hijos me pueden llegar a sobrepasar en ocasiones, pueden sacarme de mis casillas y hacerme parecer un ogro, pero los quiero más que a nadie en el mundo y cuando los miro (sobretodo cuando están tranquilos), me alegro tanto de que estén en mi vida, que se me olvida todo lo malo, al menos por unos minutos.

¿Te ha gustado? Tu opinión me interesa
¿Me dejas un comentario?

12 comentarios

Inserta un comentario
  1. Liokuina dice:

    Ufff es muy duro… Pero mucho ánimo.
    No te martirices con lo que lees, a veces lo que parece más fácil, no siempre lo es. Además cada peque es un mundo, un carácter, una persona diferente a los demás y cada situación es diferente. A ello sumale que nosotros también nos colapsamos.
    Desde mi experiencia te diré que yo también grito mucho más de lo que quisiera/debiera, pero muchas veces no puedo evitarlo… Y me siento mal, muy mal. Luego encima leo “como no actuar” y “como si” y es peor. Pero también pienso que mi carácter probablemente no sea como el que escribió el artículo, que seguro que mi peque no es el suyo y me doy cuenta que no se puede cumplir a pies juntillas lo que otros predican.
    No te sientas mal, es duro, nadie dijo lo contrario, pero el día de mañana te darás cuenta que eres más fuerte de lo que ahora crees (por que lo eres, y mucho, no lo olvides).
    Un abrazo

    1. Tatiana dice:

      Muchas gracias por tus palabras, me han animado mucho y tienes razón, pero es difícil no sentirse mal y pensar que no lo estás haciendo bien. Yo soy muy nerviosa y mi hija lo ha heredado, así que a veces esto es una olla a presión y no puedo evitar estallar. Y es lo que dices, luego lees que gritar a un niño es casi como pegarle y te derrumbas. Pero bueno, los días de bajón han pasado y por ahora, estoy mucho mejor, intento verlo todo más positivo y he gritado mucho menos!! jeje. Gracias. Besote.

  2. Bea dice:

    Has hecho genial en publicar el post, todas o muchas nos hemos sentido así alguna vez tengamos unos, dos o más hijos. Hay temporadas duras, días durísimos y temporadas preciosas y buenas. Este post ayuda a saber que no somos las únicas, es un sentimiento más que normal. Animo, seguro que eres una súper mami. Un besito.

    1. Tatiana dice:

      Muchas gracias por el comentario. No es fácil escribir públicamente sobre tus debilidades, pero desahoga que da gusto. Me ha venido muy bien soltarlo y si puede ayudar a alguien más, mucho mejor. Besote.

  3. Sra Díaz dice:

    Te entiendo perfectamente, me pasa a mi también con una y a veces… Pienso que si con una es tan difícil no sé por qué me estoy empeñando en un segundo…

    1. Tatiana dice:

      Pues creo que es lo mismo que me pasa a mí, que con dos voy estresada y aún así hay veces que pienso en un tercero… Creo que se llama instinto maternal o locura transitoria jeje. Pero te digo que aunque el trabajo se multiplique, compensa tanto que merece la pena.

  4. Susana dice:

    Gracias por poner palabras a la situacion que muchas vivimos.
    Yo tambien soy bimadre y pase de sentir la realizacion completa como madre con la primera a sentirme estresada, frustrada e impotente con el segundo, un peque precioso y lleno de vida que no para ni un segundo requiriendo mi atencion e impidiendo que su hermana reciba la que le corresponde por derecho.
    Tambien pienso que algun dia echare de menos estos momentos y me gustaria aprender a disfrutar el momento y sus momentos.

    Un saludo.

    1. Tatiana dice:

      Lo ideal sería eso, primero no sentirnos culpables por no poder llegar a todo, ni a todos y aprender a disfrutar tanto lo bueno como lo malo de esta etapa bimaternal, que seguro dentro muy poco lo echamos de menos. Pero buff luego hay días tan complicados que se nos olvidan todos los buenos propósitos jeje. Mucho ánimo y gracias por comentar.

  5. rita mel dice:

    Me parece muy interesante lo escrito ademas de ser la pura verdad pero sigo teniendo la duda como ser mejor como tener mas paciencia pero gracias por escribir esto q refleja tambien mis sentimientos

    1. Tatiana dice:

      Me da que esa es la duda que tenemos la mayoría de los padres, qué hacer para ser mejores y creo que solo con planteárnoslo ya lo estamos siendo… Sobre la paciencia es una pena no saber dónde se vende, si te enteras me lo dices, vale ? Muchas gracias por tu comentario. Un besote.

  6. DAN dice:

    EN MUCHAS OCASIONES, ME SIENTO IGUAL…PARECIA QUE ESCRIBIA YO,,, ES DIFICIL CONCILIAR TRABAJO, CASA, HIJOS, TAREAS DEL HOGAR, COCINAR, COMPRAR, ARREGLARTE, IR MONISIMA,,,TENER VIDA SOCIAL…
    CREO QUE LAS MUJERES NOS EXIGIMOS DEMASIADO Y SI TEBEMS LA GRAN SUERTE DE TENER UNA PAREJA QUE TE AYUDA TE COMPRENDE Y INTENTA COMPLACERTE PUES UNA SE SIENTE MEJOR, PERO A VECES NO ES SUFICIENTE. TENGO DOS HIJAS, 7 Y 17MESES, A VECES NO SE COMO GESTIONAR LA PRESIÓN. Y PARECE QUE EL DIA Q ESTÁS MAS RENDIDA ELLAS SE PONEN DE ACUERDO PARA SACARTE DE TUS CASILLAS
    LA PEQUEÑA EMPIEZA A DORMIR MEJOR DESDE HACE UNOS DIAS, PERO MADRE MIA QUE AÑITO….CREO QUE HE ENVEJECIDO 5 AÑOS EN 1.
    ESTOY TRABAJANDO (ES UN ESFUERZO) PASAR MAS DE LA CASA Y LAS COMIDAS MUY ELABORADAS. ESTOY INTENTANDO CAMBIAR MI CHIP AUTOEXIGENTE Y DISFRUTAR MAS, ESTE RITMO ES AGOTADOR Y ESTOY AGOTADA DE ESTAR SIEMPRE AHI, PARA TODO Y TODOS….SE ME HACE DIFICIL PERO ESTÁ RESULTANDO Y LAS NIÑAS ESTÁN MAS RELAJADAS TAMBIÉN.
    TAMBIEN CREO QUE MIENTRAS MAS CLARO LES HABLES MEJOR LO ENTIENDEN, ESO DE ESTAR DECORANDO TODO Y EXLICARSELO COMO SI FUERAN PEQUEÑAS EMPEORA TODO. LES HABLO COMO SI FUERAN MAS GRANDES Y LA VERDAD NO ME PELEAN TANTO. LAS PATALETAS SE ACABN ANTES PORQUE SE LO EXPLICO BREVE Y CONCISO-
    UN SALUDO SUPER MAMIS

    1. Tatiana dice:

      Tienes razón, hay que priorizar y la prioridad es la familia y estar felices, la casa pues si no está reluciente y ordenada pues no lo está y punto. Pero a veces es tan difícil, ver todo el desorden, las cosas por hacer que entra la ansiedad, pero habrá que lidiar con ello y dejarlo pasar. Ánimo y gracias por comentar!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *