Confesiones (1)

Confieso que jamás pensé que haría un blog sobre maternidad, al igual que tampoco pensé que me quedaría embarazada, que pariría, que tendría un hijo y que me gustaría tanto esto de ser madre. No es que me negara a tener hijos, ni pensara que eso no era para mi, tenía muchas ganas, pero siempre creí que yo no tendría tanta suerte, que esto sólo le pasaba a otras y bueno aquí me tenéis, pasando un embarazo con sus cosas buenas y sus cosas malas, pasando por un parto y teniendo una hija a la que adoro.

Así que mi primera reflexión es, nunca digas nunca jamás.

¿Te ha gustado? Tu opinión me interesa
¿Me dejas un comentario?

Este post ha sido archivado en Confesiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *