La Maternidad, esa gran maestra

Hasta que no te topas cara a cara con la maternidad, no sabes todo lo que te puede enseñar y aprender a hacer.

Aprendes a hacer cosas con una mano que antes no podrías ni imaginar, cosas como:

– Fregar los platos

– Tender y doblar la ropa

– Hacer la comida

– Barrer

– Fregar el suelo

– Limpiar el polvo

– Llenar y vaciar el lavavajillas

– Escribir en el móvil

– Escribir posts en tu blog

Todo eso con una maestría soberbia y un bebé feliz en el otro brazo.

También te enseña a:

– Hacer canciones con cualquier cosa, desde un, vaaamoos a guaardaaaaaaaaaar la roooopaaaa en el armaaaario, hasta un, no teee metasss el enchuuufeee en laaa bocaaa o te vaaas a electrocuuuutaaaaar.

– Bailar y hacer aspavientos sin sentido con la música que emiten los juguetes infantiles.

– A ducharte en un minuto, que es lo que aguanta en la hamaca sin llorar.

– Que un plátano con babas de bebé está aún más rico, sobre todo si tienes que dar ejemplo y odias el plátano.

– A dormir una hora al día y estar fresca como una lechuga o al menos parecerlo.

– Que los bebés huelen igual de bien aunque no los bañes a diario…. Hay días que no se puede y punto.

– Que un hombre sin idea de niños, cuando estrena la paternidad, se puede hacer experto en tan solo una semana y encima querer darte clases.

– Que ser madre es precioso, algo maravilloso, pero agotador.

¿Te ha gustado? Tu opinión me interesa
¿Me dejas un comentario?

Este post ha sido archivado en BiMadre.

4 comentarios

  1. mamá puede says:

    Todo eso y más!!!! mucho más.

    Anda que no se aprende…

    1. Tatiana says:

      Y tanto y lo que aún nos queda por aprender!!

  2. Una mamá muy feliz says:

    Ayyyyyyyy la maternidad es una ciencia…nunca deja de enseñarnos!!!! Besos felices

    1. Tatiana says:

      Una ciencia nada exacta, jejeje. A mi aún me queda todo un mundo por aprender, tendré paciencia. Besote.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *