Lactancia materna durante el embarazo

6 comentario/s

Como he comentado en otras ocasiones, 21 meses después, continuamos con la lactancia materna. Durante todo este tiempo hemos tenido etapas, épocas de mamar mucho, de mamar menos, de alguna molestia o dolorcillo, aunque puedo decir que la mayoría han sido buenos momentos y que creo que soy una afortunada al decir que desde que nació, hasta hace unos meses no hemos tenido ninguna complicación, ni dolor fuera de lo normal, ni nada por el estilo. Pero no todo iba a ser tan bonito, llegó el embarazo.

He querido escribir este post con el embarazo avanzado, porque durante estos 7 meses hemos pasado por varias rachas y quería que la experiencia fuera casi completa, (me ha quedado un post largo, lo siento)

Cuando me enteré que estaba embarazada pensé que tendría muy sensible el pecho y que me dolería al dar de mamar, en el embarazo de SB no podía ni rozarlo, pero esta vez no fue así, lo noté algo más sensible pero no tuve dolor, solo alguna molestia y algún pinchazo puntual.

Conforme pasaron las semanas la cosa fue cambiando, SB pasó de mamar lo justo, a mamar mucho más, cada vez notaba más molestias y pinchazos cuando comenzaba la succión que luego iban desapareciendo. Hubo un momento en el que me llegué a agobiar un poco. Las noches tenían muchos despertares de teta, entre el cansancio y algunas paranoias de si esto podía provocarme contracciones o algún problema con el embarazo (había leído mucho sobre el tema y sabía que no tenía por qué pasar nada, pero se me fue la olla), me hizo hasta pensar en el destete respetuoso. Pero se me pasó pronto, en la visita a la matrona y a la ginecóloga, incluso la pediatra me preguntó por ello, les comenté que seguía dando pecho y todas me dijeron que perfecto, que no había ningún incoveniente, el embarazo iba bien así que si quería podía seguir dando lactancia a demanda, lo que me hizo gracia fue que todas dijeron que SB se acabaría destetando sola, porque habría menos producción y el sabor de la leche en el embarazo cambia y es más salado y ya os adelanto que no ha ocurrido y por lo que veo, no creo que vaya a ocurrir.

A los 4 meses de embarazo el pecho se volvió hipersensible y a partir de aquí si que empezó el dolor y los pinchazos como agujas al principio y luego una sensación rara. Encima a SB le dio por morder de nuevo, además de retorcer, pellizcar y sintonizar el pezón, daba igual lo que le dijera ella seguía haciéndolo. Esa estapa fue muy chunga, durante el día las tomas eran muy cortas y a penas me molestaba pero la tetada de antes de dormir siesta y por la noche, eran un suplicio. No pensé en destetar, SB necesita mamar, es muy nerviosa y activa y para desconectar y relajarse necesita su teta, no hay otra manera y tampoco me apetecía el destete.

Desde lo 5 meses hasta ahora hubo una visita inesperada, algo que yo pensé que nunca me pasaría y que cuando leía que le pasaba a otras creía que era un poco exagerado, pero cuando te pasa te das cuenta que de exagerado nada.

Apareció la agitación del amamantamiento o lo que es lo mismo sentir rechazo al dar el pecho a tu hijo. Es una sensación desagradable y extraña, no lo notaba tanto cuando mamaba, más bien era cuando me toqueteaba el pezón con la mano. SB solo se duerme mamando y toquetando la otra teta, si se la apartas o le dejas que toque otra cosa, se cabrea, muerde o se despierta de golpe y se pone a llorar, así que mientras mama se dedica a dar odiosos golpecitos en el pezón, a retorcerlo o pellizcarlo y yo no lo soportaba, era superior a mis fuerzas. Es difícil de explicar es una sensación extraña sentir rechazo a que tu hija mame y te toque, me daba repelús y a la vez me sentía mal por sentir eso. Vamos una mierda. Cuando por fin se dormía el alivio era tremendo, al segundo me tapaba el pecho y pensaba en otra cosa. Cuando se despertaba a mitad de noche para mamar no me pasaba tanto a no ser que me desvelase, es lo que tiene estar medio zombie.

En el embarazo las hormonas nos juegan malas pasadas y la agitación del amamantamiento es una de ellas, acabé resignándome y pensando que era otra etapa más que pasaría y pasó aunque a medias, aún hay veces que siento rechazo, sobre todo si sobetea mucho. A veces me sigue doliendo, también porque SB es muy bruta pero lo llevo bien. Lo que sí es cierto es que tengo menos leche, se ha vuelto mucho más clara y líquida, tipo calostro. SB ahora mama mucho, desde hace unos meses tiene un apego excesivo hacia a mí y la teta está casi siempre de protagonista. Pero no me quejo demasiado, la lactancia en el embarazo puede llegar a ser complicada pero me he propuesto seguir disfrutando de la experiencia única que es dar de mamar a mi hija, mientras mi pequeño vikingo da volteretas en mi barriga.

Cuando nazca Ragnar mi intención es conseguir una lactancia en tándem, aunque sé que será duro, me hace especial ilusión aunque tampoco me obsesiona, cuando llegue el momento veré que hago, mientras toca seguir con la lactancia en individual.

¿Qué tal lleváis o llevastéis la lactancia materna durante el embarazo? ¿Habéis “sufrido” la agitación del amantamiento?

¿Te ha gustado? Tu opinión me interesa
¿Me dejas un comentario?

6 comentarios

Inserta un comentario
  1. buf madre mía que complicada la agitación, nosotros no la pasamos porque se destetó muy pronto pero he leido a otras mamás y debe de pasarse fatal. Me alegro que lo llevéis bien, y ánimo con el tándem 🙂

    1. Tatiana dice:

      La verdad es que es algo desagradable, sobre todo porque estás “rechazando a tu hija”, pero bueno sabiendo el por qué pasa es cuestión de paciencia. Gracias por los ánimos, dentro de unos meses os contaré que tal el tándem 🙂

  2. Mamá Pata dice:

    Que duro tiene que ser!

    Yo aun sin embarazo odio que me sobetee la teta de la que no esta mamando, pero como nunca me ha gustado no se lo he dejado hacer. Siempre que lo intenta apoyo un brazo sobre la teta, o me tapo con lo que sea, y le explico que las tetitas solo con la boca, que son las manos me hace daño! Lo sigue intentando, me imagino que por instinto, pero no se queja demasiado cuando le aparto la mano.

    A veces me pide que por lo menos le deje ver la otra teta, y yo me parto de risa pensando en la escena con las dos tetas al aire. Menos mal que la he convencido de que eso solo se puede hacer en casa y cuando tengo el pijama puesto! jeje!

    Animo, y gracias por contarnos tu experiencia, la verdad es que la lactancia durante el embarazo me resulta super interesante.

    1. Tatiana dice:

      Que obsesión tienen con la otra teta, si estás mamando de una, deja a la otra descansar, lo de tener que ver la otra teta es muy bueno jajaja. SB es muy cabezota y se lo he explicado de mil maneras, me he tapado con todo, incluso he llegado a pensar en un momento de desesperación en verdarme la otra teta jajaja. Pero la tía no lo entiende y casi prefiero aguantarme, que toque para que se duerma antes que soportar berrinches, pellizcos y mordiscos.
      Gracias a ti por leerlo 🙂 He querido contarlo por si a alguien le sirve de ayuda, es algo normal durante el embarazo aunque a veces pueda dar cosa reconocerlo.

  3. Nosotras seguimos con la lactancia, y como no tengo pensamientos de próximas preñeces en poco tiempo, no me preocupo por esto, pero si te digo la verdad, imagino lo de la lactancia en tándem y me entran los siete males. Yo soy muy de teta pero de uno en uno.

    1. Tatiana dice:

      Jajaja, si a veces es complicado dar de mamar a uno, con dos debe ser la leche… Pero bueno me he propuesto intentarlo, en unos meses os cuento qué tal la experiencia 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *