Desirial, ¿Realmente funciona?

El post de hoy trata de un tema bastante íntimo y del que no se suele hablar mucho. Yo no tengo reparos en contarlo, porque lo veo como algo natural y creo que mi experiencia puede ayudar a más mujeres con el mismo problema, así que allá voy.

Desirial, inyecciones de ácido hialurónico para el rejuvenecimiento de la zona vaginal y vulvar

Foto extraída de la página web de Isdin

En los dos partos me han practicado la episiotomia, en el primero fueron más puntos pero la cicatrización fue perfecta y no tuve ningún problema, pero en el segundo parto fue diferente. El corte era muy pequeño, apenas 3 puntos, pero lo cosieron demasiado tirante. Usé Epixelle como la vez anterior y cicatrizó bien, pero había algo que no acababa de mejorar. Pasó más de un mes y seguía notando pinchazos, dolor, picor y mucha irritación, tanta que alguna vez incluso al pasar el papel después de ir al baño, la cicatriz sangraba. Las relaciones sexuales eran molestas, en definitiva no me encontraba nada a gusto en mi día a día.

Fui a la matrona y me dijo que la cicatriz estaba bien pero muy retraída (piel endurecida, tirante y con hundimientos), seguramente porque no se cosió correctamente, además la cicatriz de la primera episiotomía estaba cerca y es posible que eso influyese. Me recomendó dar masaje con rosa mosqueta a diario, hasta que notase mejoría. Estuve un tiempo haciéndolo pero no noté nada especial, seguían todas las molestias.

Meses después, tuve revisión con la ginecóloga privada que llevó mis embarazos, le comenté lo que me ocurría y me dijo lo mismo que la matrona, me recomendó unas cremas para hidratar la zona y que si no notaba mejoría la llamase. Y así fue, dos meses después volví y tras comprobar que la zona seguía igual, me propuso un tratamiento nuevo con ácido hialurónico que todavía no habían usado en esa clínica. Me comentó que en un mes iban a ir  a la clínica unos expertos a enseñarles a usarlo y que a las que teníamos bastantes problemas nos proponía hacer de “conejillos de indias” para probarlo y ver que resultados tenía. El tratamiento sería gratuito para nosotras. La verdad es que me lo pensé un poco, pero accedí.

El día de la cita iba nerviosa, no lo voy a negar, pero también estaba ilusionada, era lo único que podía ayudar a solucionar el problemón. Cuando entré en la consulta había mucha gente, estaban las doctoras que fueron a “enseñar” a usar el producto y las ginecólogas de la clínica. Me pusieron crema anestésica en la vagina y por fuera. Cuando hizo efecto, comenzó a inyectar con una aguja muy fina. Doler duele, se nota el pinchazo y como entra el líquido, pero no es nada insoportable, además es muy rápido, inyectan en varias zonas tanto dentro como fuera de la vagina y por supuesto en la cicatriz de la episiotomia. Cuando acaban hay que esperar un rato, te vistes y a casa.

No recuerdo si luego tuve que ponerme alguna crema, pero puede que sí. Tras el tratamiento no hay que hacer nada especial simplemente no tocar, ni presionar mucho la zona, no acudir a saunas, piscinas, ni mantener relaciones sexuales durante unos días y creo que poco más. Los primeros días se notan una especie de pápulas en la piel, que son los depósitos de ácido hialurónico que se va absorbiendo poco a poco. Al principio no se nota nada, el efecto empieza a ser evidente a partir del mes y la mejora total se debe notar entre los 3 y 6 meses.

Mi opinión sobre Desirial y resultado:

A las pocas semanas del tratamiento empecé a notar más flujo y menos sequedad. Yo estaba (y estoy) dando lactancia materna y ya se sabe que puede provocar sequedad vaginal por el efecto de las hormonas. Conforme pasaban las semanas, notaba la cicatriz, que era lo que peor tenía, más tersa, suave, con menos picor y no había vuelto a sangrar. No estaba perfecta, pero la mejoría era más que notable. Había notado la evolución a mejor en todos los sentidos. Aunque aún quedaba camino. Ahora un año después, me he olvidado de la cicatriz totalmente. El efecto del ácido hialurónico suele durar alrededor de un año, al año se puede volver a inyectar si es necesario. En mi caso no lo he necesitado.

Hay que decir que no hay milagros, mi vagina ha pasado por dos partos y jamás va a volver a ser la de hace 5  o 10 años, pero el resultado ha sido muy bueno. Como comenté antes, no he tenido que pagar nada. El precio del tratamiento con Desirial o Desirial PLUS varía según la zona, el problema a tratar y la clínica, por lo que he podido investigar está entre 350 y 700 euros. Ahora sabiendo el resultado, seguramente hubiera optado por hacerlo pagando, aunque no es barato y me hubiera supuesto algún que otro apretón de cinturón. Pero el año post parto que he pasado ha sido muy malo a raíz de estas secuelas, me condicionaba para muchas cosas, solo con tener estreñimiento, el roce de la ropa interior, me provocaba tal dolor e irritación que no me dejaba ni caminar, ni sentarme a gusto, así que volver a hacer vida normal ha sido genial.

El Desirial se usa también de forma estética, para rellenar los labios mayores, para contrarrestar la sequedad vaginal frecuente en la menopausia, para mujeres con infecciones vaginales recurrentes, tratamientos post parto (episiotomias, sequedad), etc. También quería comentar que este tratamiento está bastante extendido y se hace en muchas clínicas, informaos bien, porque puede haber alguna contraindicación, ya que no vale para todos los casos y por favor id a clínicas de confianza especializadas en este tipo de tratamientos.

NOTA: Este post NO es patrocinado, ni la clínica, ni la marca me han pedido nada. Cuando me propusieron el tratamiento no encontré mucha información al respecto y por esa razón he querido escribir mi experiencia, por si puede servir de ayuda a otras mujeres en mi misma situación.

¿Habéis tenido problemas tras el parto? ¿Conocíais este producto? ¿Lo habéis usado? ¿Lo usaríais?

El monstruo de colores

Cuando SB tenía 2 años y medio, atravesaba una época muy intensa y complicada, las rabietas estaban en auge total y por si eso fuera poco, aparecieron unos pequeños celos hacia su hermano, que por aquel entonces tenía 9 meses […]

Soy asesora de lactancia materna

Por fin lo conseguí, llevaba años queriendo hacer el curso, pero entre la intensa crianza de SB, el segundo embarazo que me dejó echa polvo y el primer duro año de bimaternidad, lo de ser asesora de lactancia era toda […]