Segundo posparto: En casa, empieza la locura

Como expliqué en el anterior post, hace varias semanas que terminó mi segundo posparto, cuarentena o la locura de las hormonas descontroladas, como queráis llamarlo.

Recuerdo el primer posparto, todo era nuevo para mí, cuidar a un bebé, dormir poco y a trompicones, las largas tomas de lactancia, la horrible episiotomía… Pero aún con todo eso, no lo llevé demasiado mal, en el fondo estaba contenta y feliz por tener a mi hija conmigo y empezar una nueva vida. Esta segunda vez no ha sido tan idílica…

Cuando volvimos al dulce hogar, allí estaba esperándonos SB, ¡ay qué ganas tenía de verla! Mi hermana cogió a Ragnar y entré sola a casa, qué contenta se puso SB (yo seguía viéndola enorme), le di y me dio un abrazote gigante y me la comí a besos, nunca habíamos estado tanto tiempo separadas.

En ese momento empezaba el verdadero postparto y la auténtica bimaternidad.

Como estaba mi hermana en casa (sólo pudieron quedarse dos días más 🙁 ), ese día pude descansar un poco y al día siguiente no se me ocurrió otra cosa que irme hasta la otra punta de la ciudad andando, el Padre de las Criaturas me obligaba proponía ir en coche pero le dije, no hombre, vamos dando un paseo. Un paseo…, al ir fui más o menos bien, pero al volver a casa parecía que me había pasado un camión por encima, es que a quien se le ocurre 3 días después de parir y con una episiotomía, caminar más de una hora, por pura cabezonería puro placer…

La cuestión es que en este postparto físicamente me recuperé enseguida, lo único que peor llevé fue el dolor de lumbares y pubis, pero conforme pasaban los días la molestia iba desapareciendo. Esta vez los puntos tardaron un poco más en caer, pero me molestaron poco, eso sí cuando se secan dan bastante lata, pero como no era la primera vez lo tenía asumido. Los loquios duraron casi un mes, pensaba que no acabarían nunca. Una vez finiquitada la cuarentena, fui a la revisión con la matrona, miró la cicatriz de la episiotomía, estaba bien y el suelo pélvico, volvió a decirme que parecía que no había parido y que siguiera haciendo los ejercicios Kegel, los llevo haciendo desde hace muchos años y que bien me han venido, la verdad.

En cuanto a la lactancia está yendo todo genial, eso sí en mi vida he tenido las tetas tan grandes y rebosantes, pero sobre esto haré un post a parte. (Sobre la lactancia, no sobre mis tetas…)

Por otra parte, psicológicamente no lo he llevado tan bien. Tener que cuidar a dos bebés con necesidades diferentes y que la mayor sea de Alta Demanda y que el pequeño casi lo parezca, es bastante duro. Durante el primer mes lo pasé mal, para que nos vamos a engañar, casi no dormía, a SB le empezaban a salir los 4 colmillos a la vez y el Padre de las Criaturas, una vez acabados los 15 míseros días del permiso por paternidad, tenía tanto trabajo atrasado que no podía ayudarme casi nada durante gran parte del día.

Pero a todo esto se unió la revolución hormonal que me tenía llorando durante casi todo el día, la mayor parte de las veces sin motivo alguno. Sinceramente no estaba disfrutando nada de la nueva situación, llegué a temer una depresión postparto. Afortunadamente no fue así y una vez pasado el primer mes horribilis poco a poco fui superándolo y puedo decir que ahora, más de dos meses después de tener a mi bebé, es cuando realmente estoy empezando a disfrutar de la bimaternidad, porque es duro, sobre todo si no tienes ayuda de familiares como es nuestro caso, pero luego ves a tus pequeños interactuar cada vez más, que la mayor no tenga celos, que el peque te sonría constantemente y que haya días que te dejen dormir 4 horas seguidas por la noche, sobre todo esto último, es maravilloso.

La cuarentena no es un camino de rosas y no dura sólo 40 días, pero lo mejor es que se pasa, (y si no lo hace, no hay que dudar en pedir ayuda, tu matrona puede aconsejarte) más tarde o más temprano las hormonas vuelven al redil y dejan paso a la locura bimaternal a secas, que ya es bastante.

¿Cómo llevasteis el posparto? ¿El segundo post parto fue mejor que el primero?

¿Te ha gustado? Tu opinión me interesa
¿Me dejas un comentario?

Este post ha sido archivado en EmbarazoRagnar.

8 comentarios

  1. Planeando ser padres says:

    Me alegro de que vaya yendo todo mejor. Una de las cosas que me frenan a la hora de decidirme a buscar ya un segundo embarazo es precisamente esa primera etapa en la que no podemos desatender al mayor, pero el pequeño y nuestro estado físico y psicológico pueden requerir toda nuestra atención. De todo se sale, pero por ahora vamos a esperar para aumentar la familia.

    1. Tatiana says:

      Gracias, ahora es lo del día a día, que no es moco de pavo. En cuanto a tenerlos seguidos, no nos arrepentimos en absoluto, creo que para tener un segundo no hay un momento “bueno”, porque cada etapa de la crianza tienes sus cosas y lo mejor es buscarlo cuando apetezca, sin más.

  2. Una mamá muy feliz says:

    Ay madre mía qué mal cuerpo tras leer tu “idílica” situación como bimadre.
    Bueno nadie dijo que fuera fácil, lo importante es que has empezado a disfrutar, a ver la luz a final del túnel.

    Besos preciosa!!

    1. Tatiana says:

      Creo que se me juntó un poco todo, pero vamos pasaría por eso otra vez, con tal de poder disfrutar lo que estoy disfrutando ahora con los dos y lo que nos queda. Aunque haya días tremendos, compensa tanto. Ya lo verás ????
      Besote.

  3. Sonia (la mamá de Álvaro) says:

    Yo estoy en pleno postparto (justo en la mitad) así que mejor te lo cuento otro día porque si no hoy te llenaba el.comentario de lágrimas y no es plan. Me alegra leer que se acaba 😉

    1. Tatiana says:

      Vaya, ¿también te ha tocado postparto lloroso? Maldita revolución hormonal…
      Mucho ánimo y ya verás que se pasa, llega un día en el que dices, anda, si hoy no he llorado y a partir de ahí se vuelve a ver la luz ????
      ¡Besote!

  4. La maternidad de Krika en Suiza says:

    Yo el primer postparto lo recuerdo muy bueno, estaba en una nube todo el día mirando a mi bebé, nunca he sido tan feliz, y en el segundo tuve la “suerte” de que mi marido estaba en el paro así que eso facilitó mucho las cosas ya que siempre estábamos los dos y no me vi sola con dos niños hasta que el peque tuvo un año.

    1. Tatiana says:

      Me alegro que lo llevaras así de bien. Al menos en ese sentido que tu marido estuviera en paro tuvo su lado positivo, algo bueno tenía que tener, disfrutar más de los hijos… Besote.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *