Tener un tercer hijo

Desde hace unos días y debido a mi nuevo estado de mujer fértil, (vamos que la menstruación ha vuelto para quedarse, después de 2 años sin ella, con lo bien que estaba yo…), el Padre de las Criaturas y yo hemos estado hablando sobre un tema que ya estaba cerrado, el de tener o no un tercer hijo.

El caso es que desde que Ragnar nació, la decisión fue de quedarnos como estábamos, aunque me hubiera gustado tener 3, tenía claro que no podía ser y es más, ni siquiera me apetecía. Pero debido al regreso de las hormonas puñeteras, ese deseo volvió a aflorar y con más ganas que nunca. El Padre de las Criaturas lo ha tenido siempre claro, 2 hijos es el número perfecto, pero cuando supo de mi nuevo estado de fertilidad, se le debió contagiar el caos hormonal y me dijo que lo de tener 3 hijos tenía que molar y que se podía hablar, y ahí, en ese mismo instante pensé, no, por favor, no me toques las palmas que me conozco… Si él que lo tenía tan claro, ya dudaba y yo que si me animan un poco me apunto a lo que sea, ya me veía con un tercer churumbel en brazos.

Menos mal que tuvimos tiempo de hablar y de valorar fríamente la situación, de ver que en estos momentos no es lo más adecuado, que en nuestra situación sin tener a nadie que nos eche una mano con los niños, sin poder delegar y teniendo que hacer bastantes cambios en nuestra casa, coche y ritmo de vida, llegamos a una conclusión y a una decisión firme, la de no tener más hijos.

Me quedo con la sensación de tener una espinita clavada, me hubiera encantado tener otro hijo, pero pasar por otro embarazo vomitivo, tener que sobrellevar las secuelas físicas del segundo parto y criar a 3 niños nerviosos que casi no duermen, (porque con la suerte que tenemos, seguro que el tercero tampoco lo haría) no me apetece nada. Aunque volver a sentir a un bebé dentro de mí, volver a oler a vida nueva y volver a disfrutar de la crianza de otro hijo, me hace olvidar la parte mala de todo vivido anteriormente. Pero aún así, estoy convencida que ésta ha sido la decisión más acertada.

Así que, no, no voy a ser trimadre, al menos de momento, que ya sabemos que la vida da muchas vueltas…

¿Te ha gustado? Tu opinión me interesa
¿Me dejas un comentario?

Este post ha sido archivado en Confesiones.

2 comentarios

  1. Bea says:

    Jo es que si nosotros lo estamos pensando mucho para el segundo no me quiero imaginar para un tercero. Hay que tener presente muchas cosas, aunque oye antes tenían muchos y muy poco jeje.

    1. Tatiana says:

      Nosotros con el segundo lo teníamos claro y nos lanzamos, pero 3 son ya palabras mayores jeje. Eso nos dice un familiar que tuvo 9 hijos, que antes había menos facilidades y mira que bien los crió a todos jajaja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *